Salud

Disparidades de salud
Los hispanos son menos propensos a buscar y recibir servicios de salud, lo cual puede contribuir a su pobre estatus de salud y mayores tasas de morbididad y mortalidad. Según un estudio de 2004, es menos probable que los hispanos tengan un seguro de salud que los no-hispanos (76.2% versus 90.6%), que tengan un proveedor de salud regular (68.5% versus 84.1%), o que tengan un lugar regular de cuidado médico (93.4% versus 96.2%). Los hispanos encuestados también eran más propensos a reportar que necesitaron cuidado médico durante los 12 meses previos al estudio pero no lo recibieron. También los hispanos tenían menos probabilidad de haberse hecho los análisis de colesterol, y análisis de prevención del cáncer de mama, cáncer cervical, y cáncer colorectal; a recibir una vacuna neumococal; y a recibir una vacuna contra la gripe en el año previo el estudio.

Fuentes de información sobre la salud
Según la Encuesta Latina Nacional de Salud 2007 realizado por el Centro Hispano Pew, alrededor de siete de cada diez Latinos (71%) reporta que recibieron información sobre la salud de un medico durante el año previo al estudio. Una proporción similar reportó obtener información de salud mediante sus redes sociales incluyendo a sus familias, amigos, grupos de iglesia, o grupos comunitarios. Un número aún más grante—83%– reportó conseguir información de salud de algún medio masivo, sobre todo de televisión. No solo la mayoría de Latinos están recibiendo información de los medios masivos, sino que una proporción significativa—79%– dicen que actúan en base a esta información.

Acceso a los servicios de salud
El acceso a los servicios de salud es mucho más limitado entre los inmigrantes hispanos recién llegados que entre la población general estadounidense, por una variedad de razones. Pocas personas recién llegadas tienen un plan de seguro de salud, sin el cual el costo de los servicios de salud es muy prohibitivo. A los inmigrantes (llegados a EEUU después del 1996) se les niega el acceso a programas públicos durante 5 años. Por los que no son nuevos inmigrantes, existen grandes variaciones en las leyes según el estado con respeto a quien puede aplicar por cobertura de Medicaid. Otras personas encuentran limitaciones a los servicios de salud por barreras de idioma o por discriminación racial o étnica.

Seguro de salud
Más de una tercera parte de los adultos latinos en los Estados Unidos no tiene seguro de salud. A diferencia de la idea común que la mayoría de personas sin seguro de salud son desempleados, un 63% de los latinos sin seguro de salud tienen de hecho, un empleo fijo. Los latinos nacidos fuera del país (42%) tienen mayor probabilidad de no tener seguro comparado con los latinos nacidos aquí (25%). También menos latinos que hablan predominantemente el español tienen seguro de salud (47%) que los que hablan sobre todo el inglés (26%). Los latinos que ganan menos de $30,000 al año reportan no tener seguro de salud (45%) con más frecuencia que los que ganan más de $50,000 al año (solo 11%).

Costos prohibitivos
Como resultado de los altos costos de los servicios de salud y la falta de seguro de salud, un 15% de los latinos viviendo en los Estados Unidos reportan que ellos u otro miembro de su hogar necesitaron servicios de salud durante el ultimo año pero no los recibieron. De los que reportaron este problema, un 70% dice que la condición médica por la cual necesitaba los servicios era algo grave. Un 22% de los latinos reportan haber tenido problemas para pagar sus facturas de salud en el último año, y la mitad de estos dijeron que las facturas tuvieron un impacto muy significativo para ellos o su familia.

Otras barreras a la salud
La mitad de los latinos que hablan mayormente el español reporta haber tenido dificultades para comunicarse con los médicos u otros proveedores de servicios de salud a causa del idioma. De todos los latinos entrevistados, un 26% sintió que tuvo dificultades para recibir servicios de salud por causa de su raza o etnia.

Inicia una conversación

Email Facebook Twitter Print