Artículos Completos

Hispanos se someten a menos exámenes de cáncer de colon: Hacerse los exámenes puede salvar su vida

septiembre 20, 2011 por  

por: Charlotte Libov | fuente: AARP VIVA

Cuando Juan Florez cumplió los 60, su médico le recomendó una colonoscopia.

“No estaba familiarizado con el término, así que le pedí al médico que me la describiera”, recuerda Florez. “Cuando lo hizo, dije: ‘Ah, no, yo no voy a hacerme eso’”. Un año después, cuando volvió para algunos controles de rutina, su médico insistió, y pese a que Juan no presentaba ningún síntoma, los resultados dieron positivo para cáncer.

“Ojalá me hubiera hecho los exámenes el año anterior”, señala Florez, un gerente de oficina de correos jubilado que vive en Holbrook, Arizona. “Era una cuestión de ‘machismo’”.

Juan Nogueras, M.D., director médico de la clínica Cleveland Clinic Florida, encuentra esta renuencia entre los hispanos frecuente y perturbadora.

“Los hispanos no son tan diligentes como los no hispanos a la hora de hacerse los exámenes preventivos, y, como las etapas tempranas del cáncer de colon son asintomáticas, tendemos a presentar los síntomas en una etapa avanzada, cuando el pronóstico es menos favorable”, explica Nogueras, un cirujano colorrectal certificado.

En lo que respecta al cáncer colorrectal (de colon y recto), las estadísticas para los hispanos son alarmantes: es el segundo tipo de cáncer más comúnmente diagnosticado, segunda causa de muerte entre los hombres y tercera entre las mujeres. Unos 5.500 latinos y 4.900 latinas son diagnosticados con la enfermedad cada año y, según la American Cancer Society (Sociedad Estadounidense del Cáncer), alrededor de 1.600 de esos hombres y 1.500 de esas mujeres mueren.

El cáncer de colon se produce cuando pólipos, o tumores, presentes en el colon, se tornan cancerígenos. Durante una colonoscopia, un médico puede detectar y remover pólipos, evitando así que se desarrolle el cáncer.

Pero, a menudo, la gente es reacia a hacerse una colonoscopia por temor al dolor (no es dolorosa, se lleva a cabo bajo los efectos de sedantes), ni quieren prepararse para la misma, lo que implica una limpieza a fondo del colon.

En el caso de los hispanos, se observa incluso una mayor resistencia. Entre los hispanos de 50 años y más, sólo el 31,9 % aceptan hacérsela, en comparación con el 49,5 % de los blancos no hispanos, según el National Center for Health Statistics (Centro Nacional de Estadísticas de Salud). Los porcentajes varían entre los diferentes subgrupos (ver gráfico).

Una razón para esta discrepancia es la fuerte resistencia a los exámenes rectales, apunta Jose Mendoza-Silveiras, M.D., consultor médico y miembro del comité de asesoramiento médico científico (Medical Scientific Advisory Committee) de la Colon Cancer Alliance (Alianza contra el Cáncer de Colon): “Las mujeres, al igual que los hombres, no quieren que el médico las toque allí. Lo sienten como indecoroso”.

Los especialistas también atribuyen el bajo índice de exámenes preventivos a una renuencia general entre los hispanos — especialmente mujeres — a examinar sus cuerpos, al temor extremo al cáncer y a la falta de recursos para afrontar económicamente cualquier problema médico grave que pudiera surgir.

Según los especialistas, la mejor prevención es la educación. Entre otra cosas, los mensajes clave apuntan a despertar conciencia respecto de los síntomas, hacerles saber a los hispanos que el cáncer de colon es muy tratable, e informarles que las colonoscopias se hacen bajo sedación, sin incomodidades.

Al menos dos organizaciones en el país han convertido la divulgación de información sobre el cáncer de colon en parte clave de su trabajo. Uno de los esfuerzos es la campaña nacional “Juntos Podemos Contra el Cáncer”, que durante cinco años ha llevado a cabo la Hispanic Access Foundation. Esta fundación tiene programas piloto en Denver, Colorado y Yakima, Washington, y prevé lanzar, en el 2012, programas multifacéticos que incluyen una importante campaña publicitaria, talleres comunitarios y la afiliación a iglesias de habla hispana y a profesionales de la salud locales.

La fundación Susan Cohan Colon Cancer Foundation, con sede en Baltimore, conocida informalmente como “Susie’s Cause” (la causa de Susie), también tiene un programa de difusión dirigido a los hispanos. El programa promueve la realización de exámenes preventivos con material bilingüe en su “National Health Fair Tour for Underserved Communities” (Feria nacional de salud ambulante para comunidades marginadas) y su programa “Save Our Parents” (Salvemos a nuestros padres), lo que ellos denominan una “miniescuela práctica interactiva de medicina” que enseña a personas de todas las edades lo básico sobre estudios preventivos para la detección temprana del cáncer de colon, de modo que puedan correr la voz entre sus padres.

Y también tenemos a Juan Florez, con su propia iniciativa: hacer correr la voz. Después de ser diagnosticado, se sometió a una cirugía y a quimioterapia, algo que él cree que hubiese podido evitar si se hubiera hecho la colonoscopia cuando su médico se la indicó por primera vez. Hoy, con 65 años y saludable, Florez se considera afortunado.

“Tenía un amigo que no iba nunca al médico, y le diagnosticaron un cáncer de colon avanzado, que lo mató”, cuenta Florez, quien ahora les dice constantemente a sus amigos: “Ve y hazte el examen, y entonces no tendrás que volver a hacértelo por cinco o diez años. Te lo habrás sacado de encima”.

Para mas informacion sobre las seis formas de reducir el riesgo de cancer de colon haga clic aqui.

Juntos Podemos Contra el Cancer. Yakima, WA

mayo 26, 2011 por  

Acceso Hispano en el Valle de Yakima WA

Un hermoso valle enclavado en las montañas del Estado de Washington, atravesado por el rio Yakima, con un asentamiento ancestral de los indígenas del pueblo de los Yakama, es el sitio donde hoy la Fundación Acceso Hispano desarrolla el proyecto “Juntos Podemos Contra el Cáncer” auspiciado por el CDC.

El Valle del rio Yakima que da nombre a su condado tiene una población de acuerdo al último censo de 233.105 habitantes de los cuales el 40 % son hispanos. (State Of Wasington, Commision on HispanicAffairs)

Los primeros hispanos que se asentaron allí provenían del sur de estados unidos hace más de dos siglos y más recientemente recibió población que migro de México quienes buscaban oportunidades de empleo en el campo. La producción agrícola de Yakima es en su mayoría de manzanas, espárragos, peras y uvas para la industria vinícola etc.

Algunos de estos inmigrantes ya asentados en Yakima no tienen un estatus legal definido, pero laboran en los campos durante todas las temporadas aportando con su trabajo al desarrollo socio económico de la región. Más del 80% de los trabajadores del campo del valle de Yakima son hispanos.

Para un inmigrante hispano viviendo en los Estados Unidos el acceso a diferentes servicios no es fácil, especialmente para los trabajadores del campo, quienes muchas veces desconocen el funcionamiento de los sistemas de salud y educación, la falta de documentos es otra barrera que no les permite tener acceso a servicios sociales y de salud, la diferencia cultural y del idioma hace aun mas difícil la sobrevivencia de estas comunidades. Muchos de estos inmigrantes son a la vez Indígenas que han tenido poco acceso a educación formal u occidental en su país de origen y al migrar a un país totalmente diferente alteran sus formas tradicionales de vida y enfrentan nuevos retos culturales y de salud que los pone en riesgo de desarrollar nuevas enfermedades y/o les complica las ya presentes.

La fundación Acceso Hispano conocedora de esta realidad y basados en su experiencia y el reconocimiento de esta multiculturalidad hispana, ha lanzado el proyecto de prevención de cáncer de colon en esta población, cuyo enfoque principal va mas allá de la educación y prevención, ya que los talleres de información que se imparten se adaptan a la cultura y lengua de las comunidades hispanas, con el fin de concientizar a cada persona sobre la importancia de prevenir y detectar a tiempo el cáncer de colon y de ser proactivo y/o tomar acción en el cuidado de su salud. Este proyecto también informa al paciente sobre los diferentes servicios de cuidado de la salud en su localidad y como tener acceso a ellos.

La fundación Acceso Hispano ha encontrado socios vitales para el logro de los objetivos del proyecto comoLa Casa Hogar una organización local de servicios comunitarios enfocada en elevar la calidad de vida de las mujeres hispanas, La Emisora Radio KDNA o la emisora campesina como se le conoce la cual es una organización social que brinda servicios directos a la comunidad, Igualmente la cadena de televisión local Hispana Visión y otros medios de comunicación privados; y el acompañamiento de las iglesias del area quienes Juntos estamos logrando que la población campesina de Yakima no solo obtenga información y educación acerca del cáncer de colon sino también que sea referido adecuadamente hacia el sistema de salud cuando lo requiere, y en este sentido se anota la gran aceptación y apertura que se da por parte de los centros médicos y clínicas locales que se vinculan y colaboran con este proyecto.

Página 1 de 11